Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

AMIGOS DE UN DÍA

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

AMIGOS DE UN DÍA

¿Cómo se pueden dos personas decir amigos, cuando
apenas se conocen de unas horas de animada charla?

Ese ha sido mi caso, o nuestro caso:

Sucedió un determinado día en la tarde que por casualidad nos vimos reunidos en un Restaurante de la calle Tomás Morales Manolo Ruiz, Julián González y un servidor que aparecimos por allí y en el se encontraba Olegario Marrero y otro amigo de él. Me lo presentan, y me indica donde se ha criado y a su vez yo le indico lo mismo. Empezamos a recordar cosas y anécdotas de nuestra infancia y juventud del barrio de San José. A los pocos minutos ya la empatía era total, pues parecía que nos conocíamos de toda la vida, al ser coincidentes sus recuerdos y mis recuerdos, y fue como si nos estuviéramos viendo años y años desde la infancia.

Esto que cuento, es muy difícil de definir, ya que me lleva a la conclusión vital de la existencia de qué tiempo y espacio no existen. Un instante puede ser toda una vida condensada. Allí, surgió entre ron y whisky mediados con un Krüger una gran amistad, de pensamientos y de querencia al terruño. Yo escuché con deleite algún rápido y sentido poema de su autoría y terminamos, recuerdo, con permiso del dueño del local entonando alguna canción autóctona y clásica salida de una voz maravillosa que a Olegario le definía como poeta y que yo oí con deleite como si fuera una vez más, cuando realmente nos conocíamos hacia unas horas.

Pasado el tiempo, el amigo Julián me indicó que estaba enfermo, y en silla de ruedas y yo le indiqué que le llamaría un día, y ese día por abulia y desidia nunca llegó de lo cual me arrepiento. Hoy (por hoy 11/11/2013), ha sido hoy, cuando después de regreso de un viaje, me leo los maravillosos correos del amigo Carmelo Ramírez y me encuentro con la triste noticia de la pérdida de un ser único, con un sentido de la solidaridad, de inteligente pensamiento, y de amor a lo sencillo y un enamorado de la tierra que le vio nacer.

Amigo Olegario, mi amor por un día fue para ti, y me correspondiste con la misma moneda. Descansa en paz, y reciban sus familiares mi sentido pesar y que el Divino Hacedor le haya acogido en su seno.

«Adiós hermano de un día»

Descansa en Paz

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Noviembre 2013)

Fuente: Emilio Ramírez Suárez

 

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com