Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

La «Flor de Pascua»

LA «FLOR DE PASCUA»

La compramos pero pocos conocemos sus historia

Pocos símbolos hay más propios de la Navidad que esta planta de color rojo intenso que vemos en toda suerte de decoraciones.

La Flor de Pascua es de origen mejicano y su nombre original, en el idioma nahuatl, era «Cuitlaxochitl», que significa “flor que crece en los desperdicios”. Desde el siglo XVII forma parte muy notable de las celebraciones navideñas mejicanas. La historia de cómo adquirió ese papel y la forma en la que salió de Méjico para ser conocida en todo el mundo es digna de ser conocida.

Cuenta la leyenda que Pepita, una niña mejicana muy pobre, no tenía un regalo que ofrecerle al Niño Jesús durante las celebraciones de la Nochebuena. Mientras caminaba lentamente hacia la iglesia con el corazón apesadumbrado, un ángel acudió a consolarla, diciéndole: «Piensa que el más humilde de los regalos, si es ofrecido con amor, será más que bienvenido ante los ojos de Jesús».

No sabiendo qué otra cosa hacer, Pepita se arrodilló al borde del camino y recogió un puñado de hierbas con las que formó un ramo. Cuando lo miró de reojo, la niña se sintió aún más triste y avergonzada por la pobreza de su ofrecimiento y, al entrar en la pequeña iglesia del lugar, no pudo evitar que se le escapara una lágrima.

Pero a medida que se acercaba al altar y se arrodillaba para colocar el ramo a los pies del pesebre, sentía que su espíritu se elevaba recordando las amables palabras del ángel.

De repente, el ramillete de hierbas estalló en flores de color rojo intenso, y todos los presentes estuvieron seguros de estar presenciando un milagro. A partir de ese día, esas plantas rojas brillantes se conocieron como Flores de Pascua y jamás dejaron de florecer en esas fechas. 

El primer embajador de los EE.UU. en Méjico, Mr. Joël Roberts Poinsett, que además de diplomático era un entusiasta botánico aficionado, fue quien llevó la planta a su país, en 1828, y allí rápidamente adquirió gran popularidad. A causa de este éxito, se le pidió a William Prescott, un famoso historiador y horticultor, que sugiriera un nombre para ella, asignándole el de «Poinsettia»  en honor a su «descubridor».

Casi un siglo más tarde llegó la primera planta a Europa donde recibió el nombre científico de «Euphorbia pulcherrima» o «la más hermosa de las euforbiáceas. Es curioso que en Egipto esta planta recibe el nombre de «Bent-el-Consul», que significa “La hija del Cónsul”, en referencia también a Poinsett, que estuvo en allí como diplomático en 1860 y la llevó consigo en su viaje.

Un detalle que suele pasar por alto es que el color rojo de la Flor de Pascua no está en sus flores. Las que le han dado su popularidad son en realidad unas hojas pigmentadas, llamadas brácteas, de las que los aztecas obtenían tintes. Las flores son muy pequeñas y de un color amarillo verdoso.

Hoy en día es difícil imaginar una Navidad sin la presencia de abundantes cantidades de Flores de Pascua. En España se venden unos 6 millones de plantas cada año durante la temporada navideña.

Las poinsettias son cultivadas comercialmente en invernaderos, donde se consiguen ejemplares de varios colores, incluyendo blanco, amarillo, rosa y naranja.

No cabe duda que Mr. Poinsett no podía imaginar que sería recordado en todo el mundo, no por su trabajo como diplomático y político, sino como el hombre que dio a conocer al mundo una hermosa planta mejicana.

 

Compartir

Comments

  1. EMILIO RAMÍREZ SUÁREZ el 11 enero, 2017 - 23:39 dijo:

    Hermoso artículo de esta bella planta que Carmelo Ramírez con su entusiasmo y sensibilidad nos presenta.
    Quisiera aportar sin ser experto en la materia algunos datos a tener en cuenta para el cuidado de la Poinsettia.
    Riego: La regla más importante para regarla consiste en que las raíces de la planta siempre tienen que estar humedecidas pero sin dejarlas empapadas. Si se echa demasiada agua, la planta puede llegar a inundarse y por lo tanto a pudrirse. Para comprobar que el regado es correcto, lo mejor es fijarse en las hojas de la poinsettia. Para saber cuando regarla es muy importante fijarse en la capa superior de la tierra de la planta, si está seca nos está indicando que es hora de regarla.
    En lugar adecuado: A excepción de las habitaciones oscuras o los vestíbulos con corriente de aire, las flores de pascua se sienten bien en casi cualquier lugar. La luz solar directa, por ejemplo, en un saliente de la ventana, no es un problema para la planta, especialmente en los meses de invierno cuando la luz del sol no es tan fuerte. La temperatura correcta debe estar entre los 15 y los 22ºC. Cuando ventilemos una habitación se recomienda colocar la poinssetia en una esquina que la proteja del viento.
    Esta preciosa planta que en las fechas de Navidad proliferan en los jardines de la Capital y que el Ayuntamiento se encarga de plantar, a pesar de los robos que ocurren para luego venderlas puerta a puerta, son muy agradecidas. Yo mismo he tenido alguna que me ha durado todo el Año de fecha a fecha de Navidad.
    Hizo bien el Sr. Poinsset en enamorarse de esta planta y hacer que se adaptase a otras Naciones lejos de su Méjico natal. Pero, a pesar de sus variados colores, a mí me sigue gustando la de color rojo o encarnado como decimos en Canarias, pues da un tono cromático a la estancia donde ella esté.
    Gracias por la lectura y saludos a los amigos del barrio. Emilio

  2. Diana Gonzalez el 12 enero, 2017 - 22:04 dijo:

    Me encantó el articulo, es muy interesante y bonito. Gracias.

Responder a EMILIO RAMÍREZ SUÁREZ Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com