Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

La «Panza de Burro»

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

LA «PANZA DE BURRO»

y el por qué privilegiado clima
en Las Palmas de Gran Canaria

«Panza de Burro» es el término con el que se suele aludir en Las Palmas de Gran Canaria al cielo nublado o mar de nubes que puede verse durante muchos días del estío. Nubes que engañan en cuanto al clima, que sigue siendo el cálido propio del verano, y que, desde luego, no impide las numerosas actividades deportivas y de ocio que se pueden practicar en la ciudad durante todo el año, y al aire libre.

La «Panza de Burro» es, en ocasiones, un argumento que se suele contraponer de forma equivocada a la condición de mejor clima del mundo del que disfruta la capital grancanaria. Clima catalogado así en un estudio de la Universidad de Siracusa (EEUU) publicado en el año 1996 por la revista Consumer Travel. Entonces ya se destacaba la temperatura media anual que tiene la mayor ciudad de Canarias: 22 grados centígrados.

Este cielo que cubre la urbe en el estío es también un manto protector contra el elevado calor que se suele dar en las principales zonas turísticas de Canarias, como el Sur de Gran Canaria: de hecho, la temperatura en la ciudad puede rondar los 30 grados cuando en el área de Maspalomas supera los 40.

Por este motivo, no es extraño encontrar en Las Palmas de Gran Canaria en estas jornadas a numerosos visitantes alojados en el Sur, que buscan un alivio en la oferta cultural, de ocio o restauración que ofrecen enclaves como Vegueta o Las Canteras, en donde también se puede disfrutar con este clima igualmente apto para playa, y para practicar distintos deportes en la arena o en el mar. O, simplemente, pasear al aire libre.

Los vientos alisios, que soplan desde el noreste, son los «culpables» de esta acumulación de nubes a baja altura contra las áreas de las Islas. La ciudad, enclavada de forma estratégica en este contexto, puede beneficiarse de esta pantalla solar natural, que rebaja los efectos del calor más intenso del verano.

En invierno, y gracias al efecto de los alisios, Las Palmas de Gran Canaria mantiene esa misma temperatura anual, propia de la primavera, con cielos despejados. Es esa constante de los 22 grados la que ha justificado las diferentes alusiones a la capital grancanaria como la ciudad con mejor clima del mundo. Una condición más que justificada, que sigue fascinando a muchos extranjeros -o viajeros nacionales procedentes de la Península- que incluso han decidido hacer de esta plaza su hogar.

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Junio 2017)

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: «Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

 

Compartir

Comments

  1. EMILIO RAMÍREZ SUÁREZ el 16 junio, 2017 - 1:28 dijo:

    Efectivamente,tal y como indica el amigo Carmelo Ramírez en su artículo,el atractivo del buen tiempo de Las Canteras ya era disfrutado por nórdicos sobre todo en invierno en la década de los 60,cuando el Sur no atraía el turismo masivo de hoy en día.

    Conocí por el 66 a unas empleadas de Consignataria Inglesa,que aunque no provenían de los frios países del Norte,me indicaban que disfrutaban después de su jornada laboral con el delicioso tiempo y el Sol de nuestra playa capitalina,y que en verano se pasaba bien sin mucho calor gracias a «la pance de buro».

    Y cuando algo es agradable,la historia se repite.Recientemente
    conocí en el desaparecido «Carrillo de Rita»a un matrimonio alemán que ya venían por aquí en el Año 1.965 y se tomaban sus copas en el famoso Restaurant Tamanaco de la calle Ferreras frente al Club Victoria y se iban a bailar a la Discoteca Las Cuevas en plena Avenida de Las Canteras.Siguen fieles viniendo cuando pueden porque les encanta el clima.

    En el mismo sitio anterior de la Puntilla,conocí hace tiempo a Robert Primig,ingeniero austríaco que trabajó hasta su jubilación en Múnich en la Empresa alemana Siemens,y que lleva viniendo hace unos 40 años y me cuenta que cuando abandonaba por Navidad su ciudad laboral para venir aquí era como una gran satisfacción por el cálido Sol y temperatura agradable.Mi amigo ya,con el que he compartido tardes de diálogo y copas se lo pensó mejor.Hace un año,vendió dos pisos que tenía en Múnich y se compró un hermoso ático.Me indica,que sólo vuelve ahora para ver a su madre,muy mayor a Austria,pero rápido retorna una vez cumplido el deber familir de buen hijo.Ha querido disfrutar su 3ª o 4ª edad con el cálido y agradable clima de nuestra Ciudad.

    Y como todo no son extranjeros,he conocido en el desapararecido
    «kiosco»-así le llamaba yo-al matrimonio vasco de San Sebastían Lourdes y Javier,matrimonio jubilado él de Telefónica
    que conocieron Las Canteras hace tiempo y ya vienen fijo en Invierno a disfrutar de nuestro buen clima,y en animada charla con los buenos conversadores como yo-según ella-.

    En fin,que los científicos de la Universidad de Siracusa,no se han equivocado,y tras esas afirmación nos han dado un crédito merecido de Ciudad acogedora,hospitalaria y de buen vivir.

    Que «nunca las mañas pierdan»y que sigan viniendo y disfrutando
    de lo que la Naturaleza nos ha regalado

    Por cierto,todavía de aquella época,hay algún camarero en edad de jubilación en algún Restaurant de Las Canteras donde se come muy bien,que siguen hablando sueco o finlandés de la época que los nórdicos venían o ellos fueron en su momento a trabajar en la Hostelería allá.

    Y asi……se escribe la Historia.Posiblemente,mañana,todavía buen tiempo aquí,sin los calores que atraviesa parte de la Peninsula,me daré mi paseíto y respiraré la dulce brisa que viene de la barra y que se acrecienta en marea alta cuando las grandes olas rompen en la misma,donde tengo grandes recuerdos de mi juventud.Mar y amor,amor y mar.

    Saludos,vecinos.E.R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com