Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Pinceladas históricas – El Alcalde Sr. Verdugo y el Barrio de San José – (1897)

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

El Alcalde Sr. Verdugo
y el Barrio de San José – (1897)

(Texto íntegro, prensa de la época)

En su último número dedica «Islas» un kilométrico artículo para ocuparse del voto de censura dado a su Alcalde en la última sesión. Tres columnas y media de periódico para defender al impenitente Alcalde… conservador.

¡No merece tanto el Sr. Verdugo!

Nosotros, lo confesamos sinceramente, no tenemos pulmones ni fuerza de voluntad suficientes, para seguir paso a paso aquel alegato de bien probado. Que se redactó con pretensiones de defensa y resultó, como su mismo título indica, un verdadero ridiculus mus.

Una cosa se propuso el procurador del Sr. Verdugo. Dar, desde su periódico, un voto de censura a la Corporación, quizás para zanjar la deuda del Alcalde con el AyuntamientoEl cual Alcalde, ya tiene en su cuenta una desautorización grande como un templo!

¡Y vuelve por otra!

No entramos nosotros a discutir aquí la cuestión legal de si el Alcalde debió o no imponer el máximo de la multa al señor González de León, cuando no ha habido reincidencia  pero si diremos que esa multa fue injusta, y acaso haya obedecido, más que al propósito de realizar un acto de justicia, al deseo de satisfacer cualquier rencor personalPorque por ahí se susurra que no son tan cordiales las relaciones entre el multado y el Alcalde… justiciero!Y esto, la verdad, siempre da lugar a que se ponga en tela de juicio la justicia del Alcalde.

Ahora le ha salido a «Islas» un redactor que se dedica a estudios político sociales. Ya le vemos derechito a levantar la bandera de Pablo Iglesias. Otro estudio debiera emprender el articulista, a saber: De como se pasa sin preparación ni doble fondo, del campo liberal al campo patriótico, del patriótico al conservador, del conservador al de Galia, y por último del de Galia al conservador. En vez de calentarse la mollera el articulista, con estos tan profundos estudios político-sociales, ¿por qué no nos cuenta la historia del loro de la monjita Bernarda? ¡Del coro al caño, del caño al coro!…

Se empeñó el Alcalde en adoquinar la calle de los Reyes, supuesto que suyo fue el pensamiento, sin que la Corporación le pusiera el menor obstáculo. Empezó las obras, y apenas comenzadas, se empeña ahora en suspenderlas a pretexto de que no hay fondos del capítulo de calles para terminarlas. Que había de haber fondos si sus amigos los diputados provinciales de Oriente, Velázquez y Pérez Armas por mandato del mismo Alcalde, como jefe político, les obligó a que gravaran el contingente provincial, correspondiendo entregar a Las Palmas 30,000 pesetas de su presupuesto, ya confeccionado, para que ese dinero vaya a gastarse en Santa Cruz.

Ahora pretende el Alcalde aparecer como deseoso de hacer obras en el Paseo de San José, y se acuerda cuando no hay dinero para ello.

¿Por qué razón en lugar de proponer S.S. a la Corporación el adoquinado de la calle de los Reyes, obra costosísima, no propuso la renovación de la acera del Paseo de San José, cuando le constaba que estaban pendientes los trabajos para colocar la tubería de hierro por donde ha de discurrir el agua para el abasto del citado barrio?

¿Cómo es que el Alcalde tenia -según «Islas»- empeño en que se suspendieran los trabajos en los Reyes, para emprenderlos en San José, cuando su mismo hermano, el concejal D. Manuel Verdugo, le votó en contra?

¡Qué fácil parece representar comedias y que difícil embaucar al público!

«Islas» no sabe ya como defender a su Alcalde. Con toda la sal del mundo nos dice que no es responsable de los abusos que se cometan en la población, de la falta de higiene, del abandono de todos los asuntos municipales, de la carencia de policía etc. etc. Los únicos responsables, son, en su sentir, los tenientes de AlcaldeSegún eso el Alcalde, debe ser inviolable irresponsable e infalible!

Nuestro colega «La Crónica» terminaba ayer un ingenioso y bien escrito articulo, con estas líneas: «Proponemos a nuestro Corregidor para Alcalde de Constantinopla».

Verdugo, lávese Ud. las manos, que las tiene manchadas de sangre de perro».

¡Alcalde de Constantinopla!

¡Quizá muy pronto recibirá el ascenso!

.

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Junio 2012)

Fuente: ULPGC – Diario de Las Palmas (22-11-1897)

 

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com