Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Pinceladas históricas…….. «Juanito y la Burra» – (1922)

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

Juanito y la Burra

Sustracción graciosa de uno de San José – (1922)

(Texto integro, prensa de la época)

Cualquiera al leer el primer título de estas cuartillas creerá que se trata de una fábula de Iriarte o Samaniego. Nada de eso. Se trata sencillamente de una sustracción graciosísima realizada por un joven, casi un niño, que revela «felices» disposiciones para apoderarse de lo ajeno sin violencia.

El hecho ocurrió ayer en nuestra ciudad.

Miguel Monzón Medina, vecino de Valsequillo, llegó ayer a Las Palmas montado en una burra de su propiedad. Como tenía que efectuar varias negocios y no era cosa de andar con la impedimenta del semoviente alojó al animal en el Depósito Municipal destinado al efecto donde por una módica suma, a título de estipendio de posada, le custodiarían la burra hasta la hora que tuviera por conveniente recogerla para regresar a su pueblo.

Juan González Guedes es un muchacho de 16 años, domiciliado en el barrio de San José, el cual, sin duda enterado de eso del concurso de ganados que va a celebrarse en las próximas fiesta de San Pedro Mártir, quiso poseer un ejemplar asnal para presentarle en dicho acto y aspirar a uno de los premios acordados. Pero como no es ganadero, ni tenía capital para adquirir un jumento o una jumenta digna de exposición de ferias, ideó apropiarse de una caballería de esta clase, y barata, y ningún sitio mejor que el Depósito Municipal para elegir.

Total: que se fue allá, y que muy sereno pagó la estancia de la burra; que cabalgó en ella, y que más ufano que si viajara en automóvil se plantó de un trote en Tafira donde se le acabó la gasolina de las ilusiones; y cambiando de parecer, pues de sabio es mudar de opinión, propuso la compra-venta de la asna al vecino de dicho pago Agustín Naranjo quien sospechando por el precio, 22 pesetas y cincuenta céntimos, ni una perra más ni menos, que el vendedor la había adquirido a coste más bajo y no de honrada manera, dio parte al guardia municipal de servicio en el barrio, quien detuvo al precoz cuatrero y reintegró la burra a su legítimo dueño que la imaginaba ya convertida en embutidos.

¡Pobre Juanito!

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Septiembre 2013)

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

Compartir

Comments

  1. EMILIO RAMÍREZ SUÁREZ el 4 septiembre, 2013 - 23:41 dijo:

    Muy interesante el artículo rescatado por el amigo investigador Carmelo Ramírez que dedica parte de su tiempo a intentar encontrar noticias o anécdotas de nuestro barrio.

    Hilvanando un poco la circunstancia,me hice la pregunta de ¿cómo diablos se enteró Juanito de que Miguelito Monzón habia venido con el burro a la Ciudad? Y atando cabos y calculando edades de los intervinientes he llegado a la conclusión siguiente:

    Miguel Monzón Medina,al que conocí,era hermano de José Monzón Medina (mi tío y padrino Pepito Monzón (el de la tienda del Paseo de San José,esquina con San Francisco Javier) que estaba frente a donde vivían las familias de los Guedes y de los González lo que hoy es la llamada Casa Amarilla y en cuyas habitaciones llegué a estar y en donde en su azotea jugué con miembros de las familias señaladas.

    Dado que estas familias compraban en la tienda de mi tío Pepito Monzón, y entendiendo que en 1.922 ya estaba abierta, dado que mi tío doblaba la edad al igual que su hermano Miguel del interviniente Juanito el experto en compra-venta de asnos aparcados, no es de extrañar que en algunas de las visitas del avispado Juanito con algún familiar a la tienda de mi tío, pusiera atención interesada a la posible conversación que los dos hermanos Monzón mantuvieran sobre el referido cuadrúpedo,y éste supiera donde temporalmente había dejado el susodicho burro, y allá que se fue al Depósito Municipal y se hiciera con el referido jumento y allá que tiró p´arriba para sacar unas perrillas sin invertir mucho y sacar buenos dividendos.

    La pregunta final sería: ¿Fué sobornado el empleado Municipal, ó Juanito dió el nombre de Miguelito, y se entregó el burro al listillo sin comprobar su identidad?

    La última duda que tengo, y en todo caso, me asombro y me pregunto es que si Miguelito el hermano de mi tío Pepito vino desde Valsequillo a la Ciudad y Juanito hasta Tafira para la venta.

    !!!FUERTE TIRADA,COMPADRE!!!

    Un saludo a los vecinos del barrio.

    EMILIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com