Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Pinceladas históricas……. Las consecuencias del juego de baraja – (1914)

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

Las consecuencias del juego

El juego ha tenido una nueva víctima en esta ciudad – (1914)

(Texto integro, prensa de la época)

Ayer, en el barrio de San José, a las seis de la mañana, dos hombres que habían pasado la noche juntos, jugando a la baraja, pelearon y como resultado de la riña uno de ellos quedó muerto de una puñalada en mitad del corazón.

Relatemos lo ocurrido.

El garito.-

 En las Cruces de San Juan hay una casa, habitada por Chano Foliadas, donde especialmente los sábados se reúnen numerosos trabajadores, para jugar al «monte» y a las «siete y media».

Este garito, si no recordamos mal, ha sido denunciado varias veces.

En él ocurrió hace poco tiempo, como recordarán nuestros lectores, una sangrienta riña entre «Chano Foliadas» y Manuel Marrero.

Pero lo cierto es que funciona desde hace algún tiempo.

La jugada.-

Anteanoche, desde las siete o las ocho se encontraban reunidos en el garito Antonio Melián González, conocido por «Antonio el de Telde», Manuel Quintana Cabrera (a) «Chone», José Ventura, Manuel López, a quien llaman el «Pintado» y otros individuos.

Comenzó la jugada.

«Chone» y José Ventura jugaban en «vaca».

Estuvieron jugando toda la noche, hasta el amanecer.

«Antonio el de Telde» ganó.

Perdieron «Chone» y José Ventura.

A estos de todo el dinero de la «vaca» solo les quedaba una peseta,

Buscando camorra.-

Cuando salieron del garito, «Chone» le reclamó a José Ventura los cincuenta céntimos que le correspondían de la peseta.

Ventura se negó dárselos.

Disputaron y se dieron de trompadas.

Pero, pronto se separaron.

Ventura dejó el grupo, marchándose a su casa.

Luego, «Chone» estuvo disputando con el «Pintado».

Le dejó para ir a su casa? donde cogió un formón y regresó otra vez, uniéndose
al grupo.

Esto ocurría a las seis de la mañana.

El crimen.-

Cuando llegó «Chone», se encaró con «Antonio el de Telde», que le había ganado jugando como décimos más arriba, y le provocó.

Antonio esquivó el desafío.

«Chone» insistió, diciéndole que no era más hombre que él.

Antonio, continuó sin hacerle caso y hasta trató de marcharse.

«Chone», encolerizado le dio un puñetazo a Antonio.

Entonces este le tiró una piedra, hiriéndole en la cabeza.

«Chone» al sentirse herido, furioso, sacó el formón y se lo clavó en el pecho a su contrincante hasta el puño. Le destrozó el corazón.

«Antonio el de Telde», sufrió la terrible puñalada y continuó breves momentos tirándole piedras al otro. Después de andar unos cuantos pasos, cayó muerto.

«Chone» y los otros huyeron.

El hecho ocurrió en un recodo del callejón que baja de las Cruces a la Portadilla de San José.

Antonio Melián quedó tendido en el suelo, boca arriba, con los ojos abiertos

Detenciones.- El arma

La guardia municipal, cuando tuvo conociendo del hecho comenzó a practicar pesquisas.

El «Chone» y los otros fueron detenidos y entregados al Juzgado instructor de Vegueta, que comenzó a actuar enseguida.

«El formón lo encontraron los guardias en el retrete de la casa de «Chone».

Allí lo había llevado el «Pintado», que lo cogió en la tienda de José Alonso, donde lo soltó «Chone».

Cuadro de desgracia

Antonio Melián González, obrero del taller de mármoles sito junto a la Catedral, era casado.

Deja viuda, en la miseria, a su mujer, próxima a dar a luz, con tres niños y tres hermanos pequeños, a quienes sostenía con su trabajo.

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Enero 2014)

Fuente: ULPGC – La Provincia (07-12-1914)

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: «Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com