Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Pinceladas históricas…….. «Vela Latina» – El fomento de las «peñas» – (1969)

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

Vela latina

El fomento de las «peñas» – (1969)

Los, botes como los equipos de fútbol, tienen sus peñas y cuando un deporte adquiere proporciones gigantescas, de seguidores, se fomenta en las capitales y barrios aledaños las peñas deportivas. La vela latina, manifestación multitudinaria, debe fomentar esas agrupaciones colectivas de «hinchas» que dan cierto sabor a la práctica de una competición de emotivo color marinero. Por otra parte, las peñas respaldan y fortalecen las precarias situaciones económicas por lo que atraviesan las sociedades, si se presenta crisis, y salvan los momentos difíciles en que lucha la entidad.

En el nomenclátor de la vela latina canaria hay botes ricos y botes también pobres. Unos han estado financiados por empresas que difunden la publicidad de un producto; otros los protege algún mecenas pero la mayoría pudiéramos decir que viven de una humildad franciscana, corresponde al sacrificio que realizan las sociedades náuticas, coadyuvando las peñas deportivas.

Hay muchas maneras de prestar asistencia a un deporte como la vela, huérfano y sin más Ingresos que la recaudación que proporciona la cuota de los socios, a veces tan escasa que el dinero no lo es lo preciso para efectuar improvisadas reparaciones que se presentan de los espontáneos accidentes de que con frecuencia se registran en la mar. Sin ir más lejos, la temporada pasada el hundimiento de la embarcación «San José» la extracción costó muchos sudores y la inversión de un capital de la cual la entidad carecía. Entonces se procede a las rifas que casi siempre encuentra en los adeptos una solidaridad sentimental.

Hace muchos años en el barrio de San Nicolás conocí metido en uno de los callejones periféricos del «Risco», un zapatero que formó una peña de amigos para ayudar a un bote de su simpatía. El hombre pensó un sistema que le dio los resultados apetecidos. Verán. Para llamar la atención de la clientela le pidió a la vecina de enfrente, Chana, un pájaro canario con su jaula, que metió en el taller. Allí en la pared cubierta de «fotos» de botes, la gente que entraba en su industria tenía que fijar la vista en el pajarito, que por las mañanitas, brindaba al vecindario una alegría sinfonía. El avispado zapatero hablaba con cierto sentimiento de los botes y así iba colocando a sus clientes los cupones de una rifa en la que se ofrecía el pajarito como premio. Se sacó algún dinero, al menos se le compró a la embarcación una vela de repuesto.

Por ello digo que las peñas son necesarias para el mejor fomento de animar la competición de la vela latina. La «foto» que ofrecemos corresponde a una de San José cuando Gabriel Bruno llevaba la caña del Morales. Fueron días de gloria para el famoso patrón llevado a hombros por la «hinchada».

Años más tarde, ironías de la vida, también se arrimó el hombro para darle cristiana sepultura en el camposanto.

 

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Julio 2013)

Fuente: ULPGC – El Eco de Canarias (11-04-1969)

 

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com