Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Sabíamos que………. La «Marfea», el mirador de Cardoso y el Tritón

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

La «Marfea»

Desde la «Punta del Palo» hasta la playa de «La Cunita»

Topónimo que se le da a un corto tramo del litoral naciente junto a la Autopista del Sur (GC-001), después de pasar la playa de La Laja y antes de Piedra Santa donde se ubica la Planta Potabilizadora, en la estrecha margen que ha dejado el trazado de la carretera con el mar, desde la Punta del Palo donde se encuentra el llamado mirador de Cardoso donde el escultor Manolo González ha plantado su «Exordio, el Tritón», hasta la no recomendable playa de La Cunita, donde se alza un imponente acantilado de unos veinte metros de altura bajo el que se ha formado una gran cavidad o socavón de la base por la continua erosión de las olas.

El mar bate en la parte central de la colada y mientras la erosión ha avanzado por uno y otro lado, la roca forma una avanzada. La parte inferior de la colada es una masa cristalina, dura y compacta, generalmente llena de inclusiones (xenolitos) de diferentes rocas; es continuación de la parte central de la colada y tiene un espesor de pocos metros y opone gran resistencia a la erosión.

Reciben esta denominación por la contracción en el habla de las palabras mar y el epíteto fea, en la acepción «de aspecto malo o desfavorable», pues se trata de una costa formada por un alto acantilado, donde el mar bate con fuerza. La tradición popular dice que «lo que cae por la Sima de Jinámar, sale al mar por la Marfea».

Aunque se habló de asesinatos en el lugar en los primeros meses de la Dictadura Franquista no existe constancia documental acerca de su uso como despeñadero de personas durante la represión política del franquismo.

La Marfea posee cierto valor simbólico gracias a su proximidad al lugar de salida de las regatas de Vela Latina, siendo un referente para los muchos aficionados a este deporte. El bote de Vela Latina Canaria es la réplica actual, mejorada, de aquellas otras embarcaciones destinadas al trabajo en faenas portuarias y de pesca, que además celebraban regatas en fechas señaladas.

Hoy en día se construyen con la única finalidad de competir deportivamente, pero, imitando a los primitivos que perseguían mejores condiciones comerciales llegando antes que sus competidores, estos luchan por el trofeo o los puntos en litigio.

Aunque están dotados para navegar en cualquier rumbo con respecto al viento, excepto contra este, la competición se desarrolla navegando en ceñida, que equivale a alcanzar la baliza de meta con bordadas en las que la proa del bote y la dirección del viento forman un ángulo de cuarenta y cinco grados aproximadamente, describiendo una línea quebrada en su recorrido.

La Ciudad posee un litoral de condiciones óptimas para la celebración de regatas, que cuentan con el seguimiento de numeroso público. Tienen lugar entre los meses de abril y octubre, cuando los vientos alisios del norte soplan con mayor firmeza.

 .

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Julio 2014)

Fuente: toponimiagrancanaria

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

 


Artículo difundido bajo la protección del Art. 19 de la Declaración de Derechos Humanos, que señala: «Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestada a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Asamblea General de la ONU del 10.12.1948.

Compartir

Comments

  1. Buenas y bonitas perspectivas la que nos brinda Carmelo Ramirez del entorno de la Laja y La Mar Fea, que hay mucha gente que nadie conocía, pero que en realidad si existen y con sus nombres propios del lugar referido, en el que antiguamente nos referíamos bien para una buena pesca de caña o hacer un buen marisqueo.

    Porque de lo demás solo los pequeños recuerdos y es lo que queda como la conocemos en la actualidad como la Mar Fea para muchos de oídas o como la salida de los Botes de la Vela Latina Canaria, única «Disciplina Náutica en el Mundo».

    Saludos
    Benjamin Sosa

  2. EMILIO RAMÍREZ SUÁREZ el 5 agosto, 2014 - 1:42 dijo:

    La «Marfea» era una zona que quedó grabada en nuestra memoria cuando éramos niños,ya que oíamos decir tal como Carmelo Ramírez indica en su artículo, que después o durante la Guerra Civil salían cadáveres flotando en esa zona consecuencia de muchos que indicaban que en la Sima de Jinámar arrojaban a personas de izquierdas y que había un cono volcánico que comunicaba con una salida al mar,justo en el punto por el que se conocía dicha Marfea.

    Lo que si recuerdo,es que en los años 50, habían unas perreras municipales que recogían todos los perros vagabundos que habían en la Ciudad ,incluidos los del barrio de San José ,y que parece ser que los arrojaban por la Marfea. Nunca supe, o no pregunté si los tiraban vivos, o previamente le ponían una inyección a los pobres animalitos, y para mí aquello era una salvajada. Podría haberlo preguntado, porque el padre de un buen amigo, trabajaba en uno de esos camiones y que diariamente salían con su lazo a cazar a aquellos indefensos seres. Claro, yo me preguntaba por qué tendría aquel trabajo tan poco gratificante de eliminar a un ser vivo. En fin, era su trabajo con el cual dio carrera a mi amigo, gran estudiante y mejor persona quién ejerció con gran profesionalidad en una entidad bancaria de nuestra Ciudad.

    Por ello, cuando hoy se ha hablado de ese trozo de mar, los recuerdos negativos quedaron en la memoria de un niño que no entendía que fuese esa zona elegida para unos fines anti-natura y encima alguien la bautizó con ese nombre de Marfea, que a la larga la hemos aceptado como normal, al haber sido de muchos años desde donde se ha dado la salida a nuestro deporte autóctono de la Vela Latina, de gran cariño para mi padre «Pancho Florido», aquel delantero de buen juego que fue de nuestro querido equipo del Sporting San José, y es que en su haber personal contaba como orgullo el haber sido uno de los constructores del «Poeta Tomás Morales», desde su oficio de Ebanista, Trazador de Primera y Carpintero de Ribera.

    Son anécdotas, recuerdos, nostalgia que dejo aquí plasmadas y que me han hecho transcribirlas al leer la historia de esa mar al socaire vigilante del Túnel de la Laja.

    Saludos a los amigos del barrio.

    Un abrazo. Emilio Ramírez Suárez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com