Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Sabíamos que….. Una fiera humana – «Madre que martiriza a su hija» – (1908)

«La historia de un barrio no es lo que ese barrio ha vivido,
sino lo qué ese barrio recuerda y cómo lo recuerda………….»

Una fiera humana

MADRE QUE MARTIRIZA A SU HIJA – (1908)

(Texto integro, prensa de la época)

La denuncia.-

En el barrio de San José como adelantamos ayer, se encuentra de servicio el guardia municipal Bernabé Hernández, que acaba de dar en la inspección una denuncia cuyos detalles horrorizan, pues parece increíble que en esta tierra alentaran madres tan desnaturalizadas. Gracias a la actividad de este guardia y a las noticias que una persona escandalizada con hecho tan inhumano le diera, se ha logrado evitar al fin el martirio de una pobre niña victima de la rabia salvaje da su propia madre.

Los vecinos del barrio de San José hacia mucho tiempo que sabían que una convecina suya martirizaba a su hija, pero no se habían atrevido a denunciarla por temor…

Las noticias tenidas ayer por el guardia Bernabé Hernández lo indujeron a hacer averiguaciones, y enterado de la certeza de aquéllas, dio enseguida parte al inspector de la guardia municipal quien a su vez comunicó la noticia al juzgado.

La “madre”.-

Esa mala mujer es natural de Tenerife y se llama Concepción Martín y Martín. Habita desde hace tiempo en el barrio de San José haciendo vida marital con un empleado del resguardo de consumos, y tiene varios hijos.

El vecindario venia alarmado desde hace algún tiempo, porque aquella mujer empezó a martirizar cruelmente a uno de sus hijos, la niña Francisca, como de siete años de edad, cuyos lamentos se oían casi a diario, cuando la fiera la golpeaba furiosamente contra el suelo y  pretendía luego hacerla callar desgarrándole las carnes  mordiscos y arañazos.

El inspector de la guardia municipal se dirigió al domicilio de la Concha Martín, acompañado de agentes a sus órdenes, y pudo comprobar la verdad del terrible hecho ante el estado lastimoso de la pobre niña y por las declaraciones de esta y de los vecinos más inmediatos, Antonio Pérez Quevedo, Carmen Manzano Rodríguez, María Hurban Marrero, Dolores Santana Marrero y Josefa Alemán Hurban; disponiendo entonces que la niña fuera conducida al hospital de San Martin y dando parte del hecho al Juzgado.

La niña martirizada.-

El estado de la pobre niña, victima de los crueles tratos de aquella mala hembra, causa una verdadera pena, produciendo angustia el pensar los grandes dolores que, día por día, hizo aquella madre desnaturalizada pasar a su hija, con un refinamiento de crueldad increíble. Todo el cuerpecito de la desgraciada Francisca aparece lleno de heridas o cicatrices, unas producidas a golpes contra el suelo o  las paredes, otras con las uñas y a mordiscos que desgarraron sus carnes, y las mas con instrumentos contundentes.

El Dr. Millares, que la reconoció, quedó asombrado, disponiendo que la niña quedase en el hospital, pues aunque las heridas actuales no son graves, el examen de estas y de las cicatrices anteriores indican una serie de hechos traumáticos repetidos y realizados en largo espacio de tiempo.

Las heridas.-

De su primer reconocimiento, el Dr. Millares ha podido apreciar lo que vamos a decir detalladamente, para que se forme idea de los grandes dolores que a esta niña mártir hizo sufrir su madre.

  • Herida contusa en la región palpebral izquierda que data de algunos días, con cicatrización suberotacea de la raíz interna de la ceja, y equimosis subpalpobral.
  • Dos cicatrices antiguas correspondientes a heridas contusas en la región frontal superior a derecha de la línea media. Multitud de cicatrices de la misma especie de las cuales algunas recientes en ambos brazos hasta la flexura.
  • Otras en el antebrazo derecho y una recientemente en el dorso de la mano del mismo lado.
  • Una sobre la rodilla derecha y otra sobre el tobillo del mismo lado.
  • Gran número de cicatrices correspondientes a heridas contusas en el cráneo y entre ellas una línea de 2 centímetros como de tres a cuatro días de fecha sobre la región parietal izquierda.
  • Dos cicatrices lineales sobre la región cervical.
  • Otras cicatrices por desgarro en la región glútea izquierda.

Todas las que aparecen en las mejillas, cuello y brazos, parecen haber sido hechas con uñas. Las del cráneo corresponden a la clase de las contusas, hechas con cuerpo duro. Las del ojo, de la misma clase, parecen ser hechas a puño y las de la nalga, con desgarraduras, hechas con los dientes.

La falta de espacio y de tiempo nos impide añadir comentarios a este suceso que causará indignación en cuanto lo lean.

A la cárcel.-

De orden del juzgado ha sido conducida a la cárcel Concepción Martín y Martín, la madre desnaturalizada que martirizó horriblemente a su hija.

Se ha comprobado que uno de los martirios de que aquella fiera hizo víctima a la niña Francisca, es tan horrible que no puede la pluma decirlo.

Artículo: Carmelo Ramírez Pérez – (Mayo 2013)

Fuente: ULPGC – Diario de Las Palmas (27-11-1908)

 

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com