Avanza 1 paneles

       Barrio de San José - Las Palmas de G.C.

Retrocede 1 paneles

              BLOG DE NOTICIAS

Un «Sancocho» cá Jacinto

.

Un «Sancocho» cá Jacinto

 

Haciendo un poco de historia diremos que si hay una tradición Canaria culinaria que resiste a la modernidad y al paso del tiempo, esa es el “Sancocho”, donde en casi todas las mesas canarias se llenan de viandas propias de ese manjar isleño, en el que el pescao salao es el gran protagonista.

 

Pasó que la prohibición eclesiástica de comer carne los Viernes de Cuaresma le dio salida al pescado y cómo el Viernes Santo los pescadores no acudían a faenar, días antes el trabajo quedaba relegado por las liturgias religiosas de forma obligatoria y el pescao seco, salao o jareao, era consumido el viernes.

 

Pero “El Virula” se comprometió hacerlo hoy en cá Jacinto (Riley para los amigos) en Telde.

 

El pescao salao se pone cuidadosamente en remojo la tarde anterior y se enjuaga en varias ocasiones, según el grado de salinidad, pero hay otros productos muy típicos de la tierra Canaria en el festín del “Sancocho”.

 

A eso vamos:

 

Unas buenas papas nuevas o las conocida por “del ojo bonito o rosao”, batatas blancas o de yema, según el gusto, que se sancochan con el pescao, o bien por separado. En algunas zonas de Gran Canaria, preferentemente del Norte, se sancochan plátanos, que se pelan verdes y se les echa al caldero junto con el resto de las viandas pero más al final, ya que oscurece el agua y la pone agria.

 

Hay lugares en los que, igualmente se le añade al sancocho una piña de millo. Y es que el agua del “Sancocho” también se aprovecha, ya que una vez que se ha sancochado el pescao, con las papas y batatas, se saca parte del agua para hacer la pella de gofio.

 

Habitualmente, la “pella de gofio» sólo lleva el gofio amasado con agua del “Sancocho“ pero la variedad de productos de cada isla, zona y lugar le aporta riqueza a la pella.

 

¡Una precisión!

 

Está demostrado que la temperatura de la mano del hombre es la ideal para hacer la pella.

Y con todo ello es imprescindible un buen mojo, picón colorao, en sus más variantes, ya que sí bien con el pescao se le suele poner el mojo verde, cuando el pescao es salao en el “Sancocho” se emplea  el mojo colorao.

 

Se recomienda agua fresca para cuando el pescao salao quiere hacer la digestión y tiene dificultades. El “Sancocho” en un almuerzo eminentemente familiar; se reúne toda la familia en la mesa para comer. Es también costumbre acompañar al “Sancocho” con una ensalada que se come tras el plato principal del pescao salao con las viandas sancochadas. O que se coman hojas de rábanos, rabanillos o cebollas encarnadas, endulzadas con agua, vinagre y sal, como conduto, para acompañar cada puño o pelota de gofio que cada uno va amasando con su mano, al tiempo que se come el “Sancocho”.

 

Debo ser sincero:

 

“El Virula no se acordó de poner las cebollas  junto con el ”Sancocho” y nos la comimos de postre”

 

En uno de esos momentos es cuando debe aparecer una guitarra, un timple, unas cantijas que de entrada pueden, y debe ser canarias, pero que poco a poco a medida que la tarde noche avanza puede ser cualquier cosa y sonar a no se sabe qué.

 

¡ Pero lamentablemente no había un cristiano que supiera tocar un timple aunque sea por fuera ¡

 

 

Articulo:  Carmelo Ramírez Pérez  –  (Agosto – 2009)

.

 

Vive la web de tu barrio «www.barriodesanjose.com«

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com